Érase una vez un equipo que trabajaba duramente…

 

 

Entre implementación e implementación, había tiempo para descansar…

 

 

 

 

 

Tras descansar, volvían al trabajo, pero más descansados.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *